GÉNERO:
Política y sociedad
ISBN:
978-84-16405-32-9
PÁGINAS:
206
FORMATO:
155x235 mm
  • - Martín Domingo

El vendedor de crecepelo

“Una ardilla ya no puede atravesar España de árbol en árbol, pero un topo podría hacerlo de trinchera en trinchera. Entre tanto doctrinario trincherizo, entre tanto arbitrista de barra de bar universalizando su estupidez —como dice Umberto Eco— en las redes sociales. Este es un escritor de campo abierto en cuya prosa brinca la autonomía moral y se respira el aire libre de una mentalidad inquieta, poliédrica, constructiva e integradora. Y además trata sin complejos de España. Por eso merece la pena”. IGNACIO CAMACHO

“En una época en la que todos creen ser trangresores los textos de Martín Domingo consiguen serlo porque no lo pretenden. Es moderno porque ignora la modernidad. Es magnífico”. JUAN CARLOS ORTEGA

“Martín Domingo podría vender crecepelo y colocarlo en los lineales de los mejores supermercados con su propia foto. Su forma de ser inquieta, alegre, social, inteligente… rezuma en sus escritos y, por eso, me parece que no deben perdérselo”. MAITE PAGAZAURTUNDÍA

“Leo fragmentos como este:… a la salida de misa de doce —o como se llame allí— en la mezquita de Kandahar… y me identifico con ese estilo que me gusta llamar andaluzmente extremo. Una voz extremadamente inteligente”. GONZALO GARCÍA PELAYO

Martín Domingo, (Granada, 1969) es abogado y presidente del FOMAG (www.forodelamagdalena.com), espacio de debate plural por el que han pasado, entre otros, un Premio Príncipe de Asturias, un Sajarov, un Grammy o un Mariano de Cavia.

Ha sido columnista de IDEAL (Vocento) y ha publicado también en ABC, El Manifiesto y la revista mexicana Círculo de Poesía.

Colaborador de la Cadena COPE, su presencia fue durante años habitual en los debates televisivos.

Fue directivo del Granada C.F. y Presidente Ejecutivo de su Fundación, habiendo coordinado el libro colectivo “Pidiendo la hora”, que aúna fútbol y literatura, en el que participan autores de prestigio como Andrés Neuman, Luis García Montero, Justo Navarro o Alfredo Relaño.

Desde que a finales de 2012 se inició como bloguero con “El vendedor de crecepelo” —un auténtico boom en la red—, hay gente de derechas que piensa que es de izquierdas y gente de izquierdas que lo cree de derechas.

Es alérgico al sectarismo.